¿Y QUÉ ACERCA DE LA ORACIÓN?

                         ¿Y QUÉ ACERCA DE LA ORACIÓN?

 La oración es más que una oportunidad para colocar nuestras peticiones.  Es similar a una relación en la cual dos personas intercambiar una conversación y lleguan a conclusiones.

Por esta razón dice en Isaías;

Isaías 1:18 NVI [18] »Vengan, pongamos las cosas en claro -dice el Señor-. ¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve! ¿Son rojos como la púrpura? ¡Quedarán como la lana!

 A menudo me escuchas hablar acerca de la voluntad de Dios;  Asi es cómo llegar a la perfecta voluntad de Dios:

 La voluntad de Dios es entonces un día convertirse en una semana, convirtiéndose en un mes, y luego eventualmente un mes se convierte en un año “La Voluntad de Dios”. Y a través de cada obediencia diaria,Te está haciendo la persona adecuada, que estará en el lugar correcto, en el momento oportuno, con la gente adecuada.  

TENEMOS QUE RECORDAR QUE LA ORACIÓN NO PUEDE CONVERTIRSE EN ALGO QUE TENEMOS QUE HACER, SINO UNA CONVERSACIÓN QUE QUEREMOS TENER CON DIOS!

Esto siempre será determinado por donde tu y yo vivimos..  Al igual que cuando hay una elección de si o no queremos recibir a Cristo, siempre hay una opción de si o no queremos permanecer con él.  Esta es una elección diaria, no sólo una opción.

Estas decisiones poco aparentes son las que nos hacen más cerca o lejos de Dios! Por lo tanto las escrituras que dice;

Josué 24:15 NVI  [15] Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.

Colosenses 3:24 NVI[24] conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor.

Lucas 12:37 NV  I[37] *Dichosos los *siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles.

Esta conversación diaria es lo que nos hace sensibles a la voz de Dios!  También, es en las conversaciones que tenemos con Dios que LA convicción viene requiriendo cambios.  Mientras más anhelamos estar más cerca de Dios, más cambios que se requieren.

Cuando no somos capaces de esta relacion con él de esta manera, nos convertimos en nuestro llamado Dios, (que sabemos que no es real, porque todo lo que hacemos es volver a la oscuridad y su gobernante).

Pablo entendió esto, por lo tanto la escritura;

Filipenses 3:10 NVI [10] Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestó en su resurrección, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a él en su muerte.

Éxodo 33:13 NVI [13] Pues si realmente es así, dime qué quieres que haga. Así sabré que en verdad cuento con tu favor. Ten presente que los israelitas son tu pueblo.

Pablo no estaba inventando esto, estaba siguiendo el patrón de alguien que el conocía. Él conocía a Dios y le sirvió eficazmente.

 Moisés hizo la voluntad de Dios en circunstancias en que otros se habrían destruido. Lo hizo permaneciendo fiel a lo que él sabía que lo mantendría en seguridad, y que fue una relación personal con Dios, haciendo lo que el Señor dijo en todo momento.

Aprendió a hacer esto porque vio que cuando no lo hizo, le costó muy caro. 

Golpeando la roca hizo que perdiera la entrada en la tierra prometida, aunque hizo lo que él fue llamado a hacer.

Así que aquí encontramos hoy que se entrelazan la oración y la voluntad de Dios, no puedes hacer uno sin que afecte a la otra.

Muchas veces nos olvidamos que el propósito de la oración no es sólo para obtener respuestas, pero es para mantener una relación y en obediencia a lo que escuchamos, nos convertimos en más como él!

2 Pedro 3:15 NVI [14]Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos, esfuércense para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con él.[15] Tengan presente que la paciencia de nuestro Señor significa salvación, tal como les escribió también nuestro querido hermano Pablo, con la sabiduría que Dios le dio.

Que podamos conocerle en el poder de su resurrección.

This entry was posted in Sin categorizar. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *